Sabemos que en ocasiones los costos de producción en toda industria pueden ser muy altos, sin embargo, el costo de adquirir productos de dudosa procedencia puede serlo aún más.

En el caso de los tambos y tanques, se ha comprobado que si no se adquieren en un negocio certificado pueden llegar a estar contaminados.

Debido a su bajo costo, la venta libre a pie de carretera de tambos y contendores se ha multiplicado, sin embargo, se ha hecho notorio que estos tambos son muchas veces reutilizados después de haber contenido desechos tóxicos.

En algunas localidades, la venta ilícita de estos tambos se ha vuelto un negocio, pues las personas realizan la compra a industrias que les advierten que no deben ser utilizados para almacenar agua o productos de consumo humano.

A pesar de esto, la venta de estos tambos y tanques ha ido en aumento gracias a productores de pulque, de leche y de otros productos de consumo humano, que prefieren ahorrar en su compra.

Incluso, se ha descubierto que en algunos casos se han colocado seis o siete tambos para instalar improvisados sistemas para que no falte el agua.

Estos tambos contaminados que puede parecer limpios pueden llegar a causar: cáncer, leucemia, alteraciones en la piel, en el organismo y posiblemente la muerte.

Por todos estos motivos es importante mantener limpia la mercancía y la materia prima, pues de lo contrario podríamos ser los responsables de pérdidas humanas.